sábado, 25 de octubre de 2014

EL HUMOR.

El humor es la mejor protección contra el dogma, la arrogancia, la rigidez e incluso la desesperación. El sentido del humor siempre mantiene la posibilidad de ver las cosas de otra forma. (Edward de Bono, autor del concepto “pensamiento lateral”).

En algunas culturas se considera que un sentido del humor positivo es tanto el resultado como la causa de un elevado nivel de sabiduría o madurez emocional. Jáuregui apunta que en las disciplinas místicas de oriente, una disposición risueña se juzga como atributo de una persona altamente desarrollada. Las paradojas zen, por ejemplo fuerzan al practicante a confrontar el absurdo para superar las limitaciones del lenguaje y el pensamiento para lograr un momento de iluminación mediante la risa.

Para el investigador Vassilis Saroglou, en su trabajo sobre el sentido del humor y las religiones, de entre las 10.000 existentes en el mundo, las religiones monoteístas basadas en la ortodoxia y la fe, tienden a fomentar la rigidez mental y a suprimir el humor. Por otro lado, religiones como el budismo y taoísmo, que no requieren doctrinas o fe, y que a su vez cuestionan la experiencia ordinaria, animan a sus seguidores a pensar de formas distintas e inexploradas, lo cuál las hace bastante compatibles con el humor.



UNA MIRADA TANGENCIAL.

El humor en su sentido amplio sería el resultado feliz y exitoso de tres elementos, según apunta el psicólogo y experto en humor terapéutico Steven M. Sultanoff.
  1. El ingenio como experiencia derivada del pensamiento.
  2. La alegría como experiencia emocional.
  3. La risa, como experiencia fisiológica.

Aunque pueden ser vividos por separado, cuando se experimentan a la vez, crean, sinérgicamente, la conjunción ingenio/alegría/risa que conforma el humor. La experiencia del humor sería una interrelación de estos tres elementos que atañen pensamiento, emoción y fisiología.

El ingenio modifica el proceso cognitivo, es decir, lo que percibimos, apreciamos o pensamos sobre las situaciones que estamos viviendo. El chiste es un ejemplo de cómo el ingenio cambia inesperadamente una línea de pensamiento. En un chiste, la persona es dirigida hacia un sendero hasta que se la desvía por obra de la creatividad hacia otro sendero tangencial mediante un salto inesperado. El ingenio promueve la búsqueda de explicaciones alternativas, lo cual es un signo saludable en el proceso de pensar y potencia la creatividad en la solución de problemas. Obliga, a su vez, a contemplar otras perspectivas y salir de los patrones habituales y esperados.

El humor conduce a una emoción positiva, al contento. La alegría es una emoción poderosa para solapar emociones negativas, ya que es temporalmente incompatible con ellas. Es imposible estar contento al tiempo que irritado, resentido o enfadado.

La risa modifica la fisiología y afecta la bioquímica. Se la ha descrito como el “fitness” de los órganos internos. Entre los beneficios de la risa, se ha demostrado que favorece el incremento de anticuerpos y reduce el nivel de las hormonas del estrés. La risa es el elemento fisiológico/bioquímico del humor.


Isabel Larraburu.
Magazine de La Vanguardia.
Leído en el blog de Joan