miércoles, 29 de octubre de 2014

El título de Cristina Kirchner

UGR-abogada

Las punzantes declaraciones del constitucionalista Daniel Sabsay poniendo en duda la condición de abogada de Cristina Kirchner reaviva polémicas que junto con Agustín Laje estudiamos y tratamos meses atrás en nuestro libro “Cuando el Relato es una Farsa”. Transcribiremos parte de aquella denuncia sobre el tema en cuestión, no sólo para ilustrar al lector sobre el asunto sino también para poner de manifiesto que cada una de las cosas que fueron denunciadas en cada página de nuestro libro no solo conserva vigencia absoluta sino que cada día aparecen más datos y referencias que no sólo nos dan la razón en todo lo expuesto sino que se van corriendo los velos que demuestran que efectivamente: El Relato es una Farsa.

El sur también existe

Si hay algo en lo que todos concuerdan, es en la coherencia y constancia que siempre ha mantenido Néstor a lo largo de su acelerada vida en el afán de acumular dinero a todo propósito. Durante el noviazgo en La Plata en los años 70´, esta característica de Néstor ya era un dato muy visible y así lo recuerda quien era su novia (Cristina Fernández): “Todos éramos muy jóvenes pero teníamos responsabilidades. Bueno, algunos más que otros. Yo trabajo desde los 18 años. Néstor no, ése no había trabajado en su perra vida y cuando nos casamos mi mamá le consiguió trabajo. A él el padre siempre le había mandado la mensualidad, y se la siguió mandando después también, y eso lo ahorrábamos. Néstor siempre ahorró, siempre tenía plata guardada. Decía que eso le daba independencia”[1].