viernes, 28 de noviembre de 2014

LA SUERTE ES COMO UN SÍNTOMA

“La suerte es como un síntoma: nos está hablando de otra cosa”
Jack Lawson apunta como raíces de la mala suerte:
-El no moverse del mismo lugar, mismas relaciones, mismas costumbres…
-La tendencia a acumular y no compartir (no sólo dinero, también tiempo, cariño, conocimientos, proyectos…)
-Vivir sin conciencia de presente, anclar la energía en el pasado o gastarla en la angustia por el devenir.
-La cerrazón mental
-El miedo al fracaso
-El abandono de la actitud de sembrar
-La mirada negativa y desconfiada a la realidad
-La ceguera o la falta de atención a las oportunidades. “Si la suerte llama a nuestra puerta y estamos aturdidos por el ruido, no la oiremos”
¿Le damos la vuelta a todo esto para atraer a la suerte?
-Apertura a los cambios de lugar, relaciones, hábitos…
-Dar
-Vivir en el ahora
-Apertura mental
-Perder el miedo al fracaso
-Sembrar la suerte
-Mantener una mirada positiva y confiada al mundo


-Atender a las oportunidades para poder abrirles la puerta de par en par.