miércoles, 2 de septiembre de 2015

OCUPÁNDOTE DE TI MISMO, OCUPÁNDOTE DE LOS DEMÁS

Cuando éramos niños nuestro padre y nuestra madre nos enseñaron a respirar, a andar, a sentarnos, a comer y a hablar. Pero cuando empezamos a practicar, volvemos a nacer como seres espirituales. Hemos de aprender a respirar de nuevo, con plena conciencia.


Aprendemos a andar de nuevo, con plena conciencia.
Deseamos aprender a escuchar de nuevo, siendo conscientes de  ello y con compasión. Deseamos aprender de nuevo a hablar, con el lenguaje del amor, para honrar nuestro compromiso original:

«CARIÑO, ESTOY SUFRIENDO. ESTOY ENOJADO. DESEO QUE LO SEPAS »

Esto expresa que eres fiel a tu compromiso. «Cariño,  haciendo todo lo que puedo. Estoy cuidando muy bien de mi ira. Por mí y también por ti. No quiero estallar, destruirme a mí mismo ni destruirte a ti. Estoy haciendo todo lo posible.

Estoy poniendo en práctica lo que he aprendido de mi maestro, de mi sangha».

Esta fidelidad con tu compromiso inspirará respeto y confianza en la otra persona. Y, por último: 

«CARIÑO, NECESITO TU AYUDA».

Es una frase muy fuerte porque normalmente cuando estás enojado tiendes a decir:

«NO TE NECESITO».

Si puedes decir estas tres frases con sinceridad, de corazón,  tendrá lugar una transformación en la otra persona. 

No puedes dudar del efecto de esta práctica. Además tu  conducta influirá en la otra persona para que también empiece a practicar. Ella pensará:

«ME ES FIEL. ESTÁ CUMPLIENDO SU COMPROMISO. ESTÁ HACIENDO TODO LO QUE PUEDE. YO DEBO HACER LO  MISMO».

ASÍ QUE AL CUIDAR DE TI MISMO, ESTÁS CUIDANDO DE TU SER  QUERIDO. AMARTE A TI MISMO ES LA BASE PARA TU CAPACIDAD DE AMAR A OTRA PERSONA. 

SI NO CUIDAS DE TI, SI NO ERES FELIZ, SI NO ESTÁS TRANQUILO, NO PODRÁS HACER FELIZ A OTRA PERSONA. 

NO PODRÁS AYUDARLA, NI AMARLA. TU CAPACIDAD DE AMAR A OTRA PERSONA DEPENDE POR COMPLETO DE TU CAPACIDAD DE AMARTE A TI MISMO, DE CUIDAR DE TI.

Resultado de imagen para OCUPÁNDOTE DE TI MISMO, OCUPÁNDOTE DE LOS DEMÁS
  
Extracto del libro:
LA IRA (El dominio del fuego interior)

Thich Nhat Hanh