martes, 7 de abril de 2015

CHICA "POSEÍDA" EN SAN JUAN

EN LA MADRUGADA DEL SÁBADO SANTO OCURRIÓ UN HECHO ESCALOFRIANTE PROTAGONIZADO POR UNA CHICA DE 18 AÑOS QUE, SEGÚN LOS VECINOS, PARECÍA ESTAR ENDEMONIADA, LUEGO DE PARTICIPAR DEL JUEGO DE LA COPA.

Resultado de imagen para CHICA "POSEÍDA


Asombro, angustia, pero sobre todo miedo. Eso es lo que experimentaron los vecinos de Santa Lucía y hasta algunos efectivos de la Comisaría 5ta, la madrugada del sábado pasado cuando apareció una chica semidesnuda, vociferando palabras incomprensibles y caminando en "4 patas" y boca arriba, en un estado que los testigos describieron como de posesión diabólica.

'Es de creer o reventar. La chica estaba fuera de sí y con una fuerza sobrenatural. Si hasta levantó por el aire a uno de los oficiales que pesa más de 120 kilos', dijo Luis Ávila, jefe de la Comisaría 5ta, que dijo que la joven, según contaron sus familiares, padece depresión desde hace algún tiempo y estudia ciencias ocultas.

Desde la Policía dijeron que la joven de 18 años había estado participando del "juego de la copa" con unos amigos, poco antes de haber causado conmoción en toda esa zona santaluceña. Según la creencia popular católica, el Sábado Santo, el Diablo anda suelto porque Cristo está muerto y recién resucita el Domingo de Pascuas.

'Con mi esposa escuchamos unos gritos que no se pueden describir y salimos a la calle. En eso, se abrió la puerta de la casa de al lado y salió la chica gateando muy rápido. Justo venían 4 chicos caminando por la vereda y cuando ella los vio, salió corriendo,quitándose la ropa y gritando que se los iba a comer. Los chicos huyeron y ella siguió a dos", contó Mauricio, comerciante de la zona que vio todo.

El horror continuó a unas cuadras de allí, donde los vecinos vieron a la chica colgada en la reja de una casa, casi desnuda y retorciéndose. Entonces, llamaron a la Policía.

Tras casi dos horas de lucha, los uniformados lograron cargar a la joven en la ambulancia que la trasladó hasta Urgencias del Hospital Rawson. Allí, le colocaron dos sedantes, pero no lograron tranquilizarla. Entonces le pusieron un chaleco de fuerza para mantenerla tranquila hasta que los sedantes le hicieron efecto. Ayer recibió el alta.

¿LA SOCIEDAD DICTA QUIÉN TIENE RAZÓN?

«DISCÚLPEME: ¿SU PAREJA VUELA?».

El culto a la personalidad se caracteriza por una excesiva adoración y adulación a la persona amada. Los que entran en esta variante emocional pasan del amor a la pleitesía y del cariño a la reverencia. Una vez oí a una joven mujer decirle a su novio lo siguiente: «No sabes cuánto agradezco que te hayas fijado en mí. Una persona como tú, que está por encima de los demás... ¡Gracias!». Debe de ser muy complicado enamorarse de un superhombre o una supermujer, sobre todo siendo un simple mortal.

Resultado de imagen para culto a la personalidad

Es verdad que a veces erotizamos a quien admiramos, pero una relación de pareja saludable no es una «secta de dos» donde uno es el ungido y el otro el gurú. A la pareja hay que amarla relajadamente, degustarla, disfrutarla, abrazarla, hacerle cosquillas, tomarle el pelo, reírse, invadir su territorio y compartir secretos, sin tantos códigos y requisitos formales y sin caer a sus pies o rendirle pleitesía. Cuando idolatras a la persona que amas, eres súbdito y no pareja.

Para que lo tengas más claro: si reúnes algunas de las siguientes conductas o actitudes, estás metido de lleno en una relación afectiva cuyo motor es el culto a la personalidad.
  • Sientes que la persona que amas es alguien superdotado y fuera de serie y te postras ante ella. El amor que sientes se confunde con veneración, devoción, adoración o idolatría. Piensas que su personalidad merece que le rindan culto porque, aunque no es un dios o una diosa, se le parece bastante.
  • Aceptas todo lo que tu pareja te dice o sugiere sin rechistar. Consideras que sus puntos de vista son la expresión de la más profunda sabiduría, lo que te imposibilita cualquier refutación u oposición. Poco a poco el vínculo afectivo/ sexual se va transformando en una relación maestro/alumno. ¿Cómo hacer el amor con tu «guía espiritual » y no morir en el intento? ¿Cómo ser tú mismo con alguien que está «más evolucionado » y te lleva años luz de ventaja?
  • Atacas a cualquier persona que no vea lo inefable de tu pareja. La premisa es: «Quien no sea capaz de vislumbrar su maravillosa esencia no merece estar a su lado y será declarado mi enemigo personal».
  • Crees que debes convertirte en el biógrafo de tu pareja y documentar aspectos de su vida cotidiana, como llevar un diario de sus frases célebres o de sus pensamientos, un álbum con sus fotos, guardar la ropa que ya no usa, grabar o filmar sus actividades...En fin, intentar construir una memoria histórica que haga las veces de santuario y archivo consagrado.
  • Atribuirle dones o capacidades fuera de lo normal y establecer correlaciones ilusorias entre estos «poderes» y la realidad. Por ejemplo creer que es capaz de adivinar el futuro, identificar la maldad o la bondad de la gente con sólo mirarla, leer la mente y cosas por el estilo.
Que quede claro: no me estoy refiriendo a la exaltación natural y juguetona que hacemos de la persona amada cuando regalamos sus oídos para que se estremezca y magnificamos un poco los piropos para ensalzar el romance. De lo que hablo es del convencimiento irracional e infundado de que nuestra pareja es tan especial y única, que el amor común y corriente no consigue colmar su extraordinaria condición. No hablo de amar, sino de canonizar. En ocasiones, cuando me enfrento a ciertas idealizaciones afectivas francamente descabelladas, le suelo preguntar a mis pacientes: «Discúlpeme: ¿su pareja vuela?».

Extracto del libro: 
Manual Para No Morir de Amor 
Walter Riso