sábado, 28 de mayo de 2016

UNA FORMA SENCILLA DE TOMAR DECISIONES

ES ALGO MUY ÚTIL Y SIEMPRE FUNCIONA.

He aquí una técnica muy útil y sencilla para tomar decisiones: se trata de un esquema conocido por algunos como el cuadrado de Descartes. Su función es ayudar a analizar una situación o problema respondiendo a las 4 preguntas que se formulan.

 


CONTESTA SINCERAMENTE A ESTAS PREGUNTAS:
1.     ¿Qué ocurriría si eso sucede? (¿qué gano? ¿cuáles son los «pros»?).
2.     ¿Qué ocurriría si eso NO sucede? (Si todo se queda como está ¿Cuáles serían las ventajas de que no suceda?)
3.     ¿Qué NO habría si eso sucede? (Los «contras» de obtener lo que se quiere).
4.     ¿Qué NO habría si eso NO sucede? ( La parte negativa de no tener lo que se quiere). Ten cuidado con esta pregunta porque el cerebro seguramente querrá ignorar la doble negación, y la respuesta podría parecerse a aquella de la primera pregunta. No debe ser así.

¿POR QUÉ FUNCIONA ESTA TÉCNICA? Lo que sucede es que generalmente, cuando queremos resolver una situación nos quedamos atascados sólo en el aspecto de ¿qué pasaría si eso sucede? pero con la ayuda de este sencillo cuadro podemos ver una misma situación desde 4 puntos de vista diferentes, y eso ayuda a tomar decisiones equilibradas y a conciencia.

UN SENCILLO RETO PSICOLÓGICO

Dicen que para cambiar tu vida debes cambiar tus pensamientos. Deja de enfocarte en lo negativo, compararte con alguien, chismorrear y quejarte. Parece que no es tan difícil, ¿cierto? Es más, mucha gente sinceramente cree que piensa de forma positiva. Para reconstruir tus pensamientos y ponerte a prueba, Will Bowen propuso ponerse una pulsera morada y llevarla honestamente en la misma muñeca durante 21 días sin quejas.

Un sencillo reto psicológico

Precisamente el color morado, según los psicólogos, tiene un efecto tonificante sobre el cerebro, ayuda a quitar la angustia y molestia, y 21 días son suficientes para arraigar cualquier costumbre en tu subconsciente.
El autor escribió que solo logró llevar la pulsera durante 21 días en una sola muñeca pasando 3 meses desde que inició el reto, y la mayoría de las personas llegan a ese resultado luego de 5-6 meses.

Las primeras semanas la pulsera «se mueve» de una muñeca a otra 10-20 veces al día, luego una vez al día, y al cabo de un par de meses podrá durar una semana. La idea resultó ser tan eficiente que la apoyaron millones de personas alrededor del mundo.


En este tiempo, el ser humano aprende a notar más cosas positivas tanto en sí mismo como en el mundo exterior. Muchos escriben que fue como si alguien les quitara una venda de los ojos: resulta que el mundo no es tan malo, y día a día estamos rodeados por una multitud de cosas interesantes y positivas. Al principio te cuesta trabajo encontrarlas, pero con el tiempo esa elección se vuelve más consciente y tu percepción del mundo cambia de pies a cabeza.

EL SECRETO DE EINSTEIN PARA SOLUCIONAR PROBLEMAS DIFÍCILES

La vida de un adulto está llena de obstáculos que fomentan en él la fuerza de voluntad, determinación, decisión y la capacidad de analizar. Cualquier situación complicada nos enseña algo. Por eso, antes de empezar a solucionar problemas, hay que dar un paso atrás y esforzarse al máximo para entender mejor qué es lo que estamos enfrentando.

El secreto de Einstein para solucionar problemas difíciles

REFORMULA LA TAREA
Cuando un directivo de la empresa Toyota les pidió a sus subordinados «encontrar maneras de aumentar la eficiencia de su labor», solo recibió en respuesta algunas miradas de incomprensión. Después de que reformuló la tarea, que ahora sonaba como «encuentra maneras de hacer tu trabajo más fácil», recibió una gran cantidad de propuestas.
Las palabras juegan un papel importante en nuestra percepción del problema. Dedícale tiempo a definir bien una tarea complicada.

ESTUDIA EL PROBLEMA «DESDE ARRIBA»
Debajo de un puente bajo se atascó un camión. Los bomberos, la policía y otros servicios intentaban sacar el auto probando todas las maneras posibles e imposibles. El conductor del camión ya no sabía qué hacer cuando de pronto un niño le propuso una solución sencilla: pinchar los neumáticos.
Cada tarea nueva es una parte pequeña de algo más grande. Así como se puede investigar un problema desde un ángulo, se puede explorar de distintas «alturas». Si sientes que estás sobresaturado con detalles o ves el problema en un aspecto demasiado estrecho, míralo desde un punto de vista más generalizado.

ESTUDIA EL PROBLEMA DESDE ADENTRO
Si separas el problema en tareas más pequeñas, cada una de ellas será más específica que la tarea inicial, esto también ayuda a entender mejor lo que está sucediendo.

BUSCA MÁS OPCIONES DE LOS ESCENARIOS POSIBLES
Antes de empezar a solucionar un problema, asegúrate de que hayas tomado en cuenta todos los escenarios posibles. Considerar las consecuencias desde diferentes puntos de vista es una excelente oportunidad de ver lo inesperado, nuevo, una solución integral.

UTILIZA EXPRESIONES EFICIENTES
Utiliza afirmaciones positivas.
Las frases afirmativas motivan mejor y ayudan a ver el beneficio real que se obtiene tras solucionar la tarea. Acepta que hay mucha diferencia entre «dejar de fumar», por un lado, y «aumentar el nivel de energía» y «vivir más», por otro.
Define el problema en forma de pregunta
A nuestro cerebro le gustan las preguntas. Si es una pregunta interesante, el cerebro estará buscando la solución incluso cuando no lo sospechamos.

HAZ QUE TU PROBLEMA SE VEA FASCINANTE
Es muy importante para que te sientas interesado y estés en un buen estado anímico formulando el problema. Una cosa es «crear tu propio blog» y otra, «inspirar a los lectores a vivir una vida feliz».

VOLTÉALO DE PIES A CABEZA
Otro truco útil es pensar en la peor consecuencia como resultado de una decisión errónea. Si quieres vencer, imagina qué es lo que puede llevarte a un fracaso. A continuación, solo tienes que tomarlo en cuenta para no repetir estos errores en la vida real.

REÚNE LOS DATOS
Explora las razones y consecuencias de tu problema. Si no es lo suficientemente claro, reunir los dados puede ser mucho más eficiente que intentar solucionarlo de inmediato.
Si, por ejemplo, el problema se define por tu esposo como «Jamás me escuchas», la solución no es obvia. Pero si la frase suena diferente: «No me miras a los ojos cuando hablamos», la solución es clara.

Cuando empieces a prestarle más atención a la definición y formulación de tu problema, entenderás que es más difícil que buscar la solución. ¡Pero el resultado justificará todos los esfuerzos!

viernes, 27 de mayo de 2016

VIÑETAS SOBRE LA JUBILACIÓN.


En ocasiones necesitamos una buena dosis de humor para enfrentar ciertos momentos de la vida. Si eres jubilado o estás camino a serlo, esta serie de imágenes describirán esta etapa de la forma más divertida ¡No te la pierdas!

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

Jubilación

miércoles, 25 de mayo de 2016

5 SECRETOS PARA SER FELIZ, SEGÚN UN PRESTIGIOSO PROFESOR DE HARVARD

Resultado de imagen para FELICIDAD
BEN-SHAHAR DEFIENDE, QUE, EN EFECTO, NECESITAMOS PLACER EN NUESTRA VIDA, PERO ESTE SOLO CONSTITUYE LA MITAD DE LA RECETA. Y LA OTRA MITAD SOLEMOS OLVIDARLA

La felicidad es uno de los estados anímicos más discutidos en nuestra especie. Mientras todos coincidimos en que queremos ser felices, cada uno aplica su propia receta para alcanzar dicha meta. Incluso existen diferencias en el propio CONCEPTO DE FELICIDAD, puesto que lo que para unos es una meta, para otros es un camino. Lo cierto es que este anhelo siempre ha sido carne de cañón para todo tipo de motivadores y escritores varios que basan sus enseñanzas en frases inspiradoras de dudosa base científica.

Pero, ¿qué dice la ciencia? El profesor de la Universidad de Harvard y autor del libro 'LA BÚSQUEDA DE LA FELICIDAD: POR QUÉ NO SERÁS FELIZ HASTA QUE DEJES DE PERSEGUIR LA PERFECCIÓN' 

1. NECESITAMOS PLACER Y DARLE UN SIGNIFICADO
El profesor Ben-Shahar defiende, que, en efecto, necesitamos placer en nuestra vida, pero este solo constituye la mitad de la receta, la otra mitad parte de marcarnos propósitos y metas. Hasta ahí todo parece claro, pero ¿qué objetivos debemos marcarnos? Lo más habitual es pensar en conseguir el mejor expediente académico, comprarnos una casa más grande, adquirir el último modelo de un móvil, etc. Sin embargo, consigamos o no dichos propósitos, es posible que nos generen una incómoda sensación de vacío. Esta carencia se debe a que son metas marcadas por agentes ajenos a nosotros, como la imagen o las expectativas sociales.

Evidentemente no podemos alejarnos por completo de la sociedad y, por supuesto, existen aspectos tangibles que son básicos para nuestra felicidad. Uno de ellos es el trabajo, pero en nuestra escala de intereses quizá deberíamos dar más peso a sentirnos a gusto en nuestro entorno laboral, sentirnos valorados, que nuestro esfuerzo tiene un impacto, etc. Estos detalles no tienen que ver con el largo plazo, sino con el transcurso del día a día.

2. TUTORIZAR NUESTROS DÍAS
Revisar la bandeja de entrada y responder al correo, ir a trabajar, llevar a nuestros hijos a actividades extraescolares, etc. Si en algo estamos de acuerdo es quela falta de tiempo es un auténtico problema, pero también es cierto que lo perdemos en tonterías. El día son 24 horas y debemos aprovecharlas al máximo. A veces merece la pena parar por un momento y apuntar a qué dedicamos cada rato de nuestros días, a qué enfocamos nuestros esfuerzos y, finalmente, evaluar si vamos por el camino correcto. No todo debe ser ni trabajo, ni esfuerzo, ni placer; pero es básico que sepamos lo que nos causa malestar y lo que nos resulta agradable.

Este proceso, indica Ben-Shahar, se conoce como indagación apreciativa y sirve para aprovechar todo nuestro potencial. Es necesario que nos preguntemos si están funcionando nuestras dinámicas y si va bien nuestro día a día. De esta manera, sabremos cómo potenciar al máximo los buenos momentos y minimizar, dentro de lo posible, aquello que nos genera malestar.

3. EVITAR SUFRIR PARA DISFRUTAR
Un pensamiento que ha calado muy hondo en nuestra mentalidad es que es el trabajo duro el que trae las mayores satisfacciones. En parte puede ser verdad, cuando nos esforzamos y un trabajo da sus frutos la satisfacción es plena, pero el transcurso también tiene su importancia y si este es doloroso, quizá no merezca tanto la pena.

El esfuerzo no es sinónimo de dolor. Es preferible ir marcándose objetivos medios, en vez de uno tremendamente alejado que convierta el proceso en una especie de odisea con una meta casi inalcanzable. Como símil para explicar este pensamiento, Ben-Shahar compara el ahogarse con hacer el amor. En ambos casos uno acaba cansado y exhausto, pero en el primero todo es sufrimiento, mientras que al practicar sexo se disfruta, además del final, también del proceso.

La felicidad es uno de los estados anímicos más discutidos en nuestra especie. Mientras todos coincidimos en que queremos ser felices, cada uno aplica su propia receta para alcanzar dicha meta. Incluso existen diferencias en el propio CONCEPTO DE FELICIDAD, puesto que lo que para unos es una meta, para otros es un camino. Lo cierto es que este anhelo siempre ha sido carne de cañón para todo tipo de motivadores y escritores varios que basan sus enseñanzas en frases inspiradoras de dudosa base científica.

1. NECESITAMOS PLACER Y DARLE UN SIGNIFICADO
El profesor Ben-Shahar defiende, que, en efecto, necesitamos placer en nuestra vida, pero este solo constituye la mitad de la receta, la otra mitad parte de marcarnos propósitos y metas. Hasta ahí todo parece claro, pero ¿qué objetivos debemos marcarnos? Lo más habitual es pensar en conseguir el mejor expediente académico, comprarnos una casa más grande, adquirir el último modelo de un móvil, etc. Sin embargo, consigamos o no dichos propósitos, es posible que nos generen una incómoda sensación de vacío. Esta carencia se debe a que son metas marcadas por agentes ajenos a nosotros, como la imagen o las expectativas sociales.

5 PRÁCTICAS PARA DECIRLE ADIÓS A LA ANSIEDAD


Resultado de imagen para ansiedad

La ansiedad excesiva es una condición cada vez más frecuente en adultos, jóvenes e incluso niños. Se calcula que en las últimas décadas, en todo el continente americano, los niveles de ansiedad han aumentado en un 1.200%.
Aunque esta cifra es alarmante y de más en más nos estamos acostumbrando a vivir bajo enormes cantidades de estrés, en Genial.guru sabemos que existen formas de combatir la ansiedad y tomar el control de nuestra salud psicológica. 

5 CONSEJOS Y MEJORA TU CALIDAD DE VIDA DESDE HOY.
La ANSIEDAD ES PRODUCTO DE UN EXCESO DE MIEDO AL FUTURO. El ser humano desarrolló la capacidad de anticipar y preveer como una herramienta evolutiva que le da ventajas sobre otras especies y le permite solucionar problemas incluso antes de que estos aparezcan.
Sin embargo, esta capacidad puede jugar en contra de nosotros. Nos sentimos ansiosos cuando nuestra mente está siempre en el futuro, intentando preveer y controlar las variables de lo que podría suceder. Por esto sufrimos episodios de ansiedad durante la noche, antes de dormir, ya que este es el momento en que nuestro cerebro se proyecta hacia el día siguiente. Es muy común que justo cuando deberíamos descansar aparezcan pensamientos intrusivos del tipo: «qué pasará mañana», «cómo voy a hacer para resolver esta situación...». Sentimos que si pensamos en los problemas podremos encontrar una solución anticipada, y en realidad solo estamos agrandando su dimensión y no llegamos a ninguna conclusión.

1. INTERCEPTA Y COMBATE LOS PENSAMIENTOS ANSIOSOS. 
La ansiedad se alimenta de ansiedad. Si le das rienda suelta a los pensamientos ansiosos, acabarás enloqueciendo. La angustia que produce la ansiedad funciona como una bola de nieve y el único que puede detenerla eres tú. En primer lugar debes interceptar los malos pensamientos. Esto quiere decir, identificarlos en el momento en que ocurren. Cuando te descubras alimentando ideas intrusivas y ansiosas, detente. Intenta enfocar tu pensamiento en el momento presente, piensa en el pasado y no en el futuro; enfócate en revivir algún recuerdo feliz y tranquilo. Si esto no funciona, haz una lista. Toma papel y lápiz y escibe las cosas que te preocupan y una posible solución (concreta y práctica) para cada una. El ejercicio de escritura te ayudará a racionalizar los problemas y darles una dimensión real, en otras palabras, no les permitirá seguir creciendo y dando vueltas dentro de tu cabeza.

2. MEDITA Y RESPIRA. 
Este es el consejo más frecuente para combatir la ansiedad, y es uno de los que más funciona. Si tienes frecuentes episodios ansiosos intenta inscribirte a un curso de meditación, adquirir este hábito mejorará enormemente tu calidad de vida. Si definitivamente lo tuyo no es meditar, o los episodios de ansiedad no son frecuentes en ti, cuando el exceso de futuro aparezca en tu mente, respira. Pero no se trata de respirar de cualquier manera, una técnica de respiración inadecuada para la situación podría ser contraproducente. Concéntrate en el aire que entra en tu cuerpo y permítele llegar a la parte más baja de tus pulmones. Si sientes que al inhalar se infla tu vientre, lo estás haciendo bien. Si estás muy estresado es posible que el aire que respiras esté entrando superficialmente a tu organismo y no te esté brindando la oxigenación necesaria. Por eso es importante que hagas una pausa para llenar tus pulmones, hasta el fondo, de aire renovado. Cuando haces esto estás liberando dióxido de carbono represado y cargado de estrés, y oxigenando tus órganos y sangre. Tu cuerpo te lo agradecerá.

3. LIBERA ENDORFINAS Y DISTENSIONA TU CUERPO. 
Para lograr esto, lo mejor que puedes hacer es ejercitarte. Cuando haces ejercicio liberas endorfinas y serotonina, dos enzimas que tu cerebro asocia con la sensación de placer y bienestar, pero además calientas todo tu cuerpo y te permites distensionar tus músculos. La sensación de calor puede alterar los circuitos neuronales que controlan el estado de ánimo. Ejercitarte es una buena manera de enfocarte en el «aquí» y el «ahora». En otras palabras, te ayuda a combatir el exceso de futuro que genera ansiedad.

4. PRUEBA ESTOS ANTÍDOTOS NATURALES.
Además de todo lo anterior, puedes prepararte una infusión de manzanilla (camomila) o valeriana o disfrutar en calma de un té verde. Estos tres ingredientes naturales contienen propiedades relajantes que ayudarán a tu cuerpo a distensionarse y calentarse.

5. EVITA LA CAFEÍNA.

Cuando estás ansioso puede que sientas que necesitas un café para darte energía y así poder solucionar todos los problemas a los que te anticipas. ¡No! La cafeína acelerá más tu cuerpo, será el combustible que los pensamientos ansiosos necesitan para crecer. Nunca busques acelerarte cuando estés ansioso. Por el contrario, serénate y avanza un paso a la vez.

Fuente: Genial.guru

martes, 24 de mayo de 2016

DE LO QUE NUNCA TE JUBILAS CUANDO TE JUBILAS

A Ernest Hemingway le parecía la jubilación la palabra más fea del idioma. Terminar con la vida laboral puede ser un deseo esperado o por el contrario una pesadilla temida. Quizás haya miedo al duelo, a la despedida de todo aquello que conlleva la vida en un trabajo concreto, a la vez que existen mitos, creencias rígidas y equivocadas sobre cómo es la vida del jubilado y la jubilada.
¿Por qué no diseñas tu propia jubilación? ¿Por qué no abres la mente y te programas en positivo para disfrutarla?
Partamos de un sencillo decálogo de lo que, aunque estés jubilado, nunca te vas a jubilar:
1-Nunca de jubilarás de estar participando en esta aventura: la de seguir viviendo y disfrutando de tu existencia día a día. M.K. Son dijo: “Retírate del trabajo, pero no de la vida”.
2-Nunca te jubilarás de la eterna tarea de aprender. Filósofos antiguos lo dejaron escrito: “A pesar de que ya soy mayor, sigo aprendiendo de mis discípulos” (Cicerón), “Noble cosa es, aún para un anciano, el aprender” (Sófocles).
3-Nunca te jubilarás de tu experiencia. “La edad es solo un número, una cifra. Una persona no puede retirar su experiencia. Debe usarla”, escribió Bernard Baruch.
4-Nunca te jubilarás de aprovechar tu tiempo, aunque inventes nuevas formas de ocuparlo. R.C. Sherriff escribe esta cita al respecto: “Cuando un hombre se jubila y el tiempo no es más un problema importante, sus colegas normalmente le regalan un reloj”.
5-Nunca te jubilas de proponerte retos. Sigamos el modelo de Pablo Picasso: “Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida”.
6-Nunca te jubilas de tu curiosidad, de ese “impulso humano que oscila entre lo grosero y lo sublime que lleva a escuchar detrás de las puertas o a descubrir América”, como decía José María Eça de Queirós.
7-Nunca te jubilas de aquellos compañeros y compañeras de trabajo con los que estableciste amistad verdadera. Como sentenció Publio Siro, “la amistad que acaba no había comenzado.”
8-Nunca te jubilas de tu creatividad para emprender nuevos caminos, porque como dice Catherine Pulsifer, “la jubilación puede ser un final, un cierre, pero también es un nuevo comienzo”.
9-Nunca te jubilarás de todo lo que no pudiste hacer mientras estabas trabajando, de todo ello que te apasiona desde que eras niño y “la pasión es una emoción crónica”, como apuntó Théodule Armand Ribot

10.-Nunca te jubilas de ser útil a los demás. Después de la jubilación, ¿qué hacer con la inteligencia, la sabiduría, la experiencia y las habilidades adquiridas? Leyendo a Antoine De Saint Exupéry encontramos una pista interesante: “Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor”… y para eso no debe influye la edad, ni estado laboral, ni ninguna otra condición.