miércoles, 2 de septiembre de 2015

EL COSTO DE LA PROCRASTINACIÓN (*)

Casi todos procrastinamos en algún que otro momento de nuestras vidas. Pero… ¿cuán extendido está este hábito? Piers Steel, un economista de la Universidad de Calgary, afirma que entre el 15 y el 20% de las personas procrastina de forma consciente. Según este investigador, los estudiantes serían los maestros de la procrastinación ya que casi un 95% de ellos posterga las tareas escolares.

Obviamente, si la procrastinación se convierte en un hábito, terminamos afectando nuestra calidad de vida y los resultados estudiantiles o laborales. De hecho, se afirma que la procrastinación puede ser muy costosa, tanto es así que se estima que el 40% de las personas puede haber experimentado una pérdida financiera como consecuencia de la procrastinación.

En un estudio conducido por investigadores de la Universidad de Oregon se pudo apreciar que la procrastinación tiene efectos muy negativos sobre la salud. En esta ocasión se analizaron más de 19.800 personas que tenían elevados niveles de colesterol y sorprendentemente, el 35% de ellas pospuso la consulta con el especialista durante al menos cinco meses.

Una investigación más reciente, desarrollada en el año 2006, demostró como las personas que tendían a procrastinar tenían mayores niveles de estrés y más problemas de salud. Esto puede deberse a que usualmente la expectativa de la situación es más negativa que la vivencia de la situación en sí misma.

En fin, que el costo de la procrastinación es tan alto que simplemente no es una alternativa viable. sobre todo si tenemos en cuenta que la procrastinación no solo hace referencia al retraso de las tareas más críticas sino que puede comprenderse como un fracaso en la organización de las actividades de forma que somos incapaces de jerarquizarlas según su importancia y urgencia. En resumen, la procrastinación va mucho más allá de la postergación para ahondar sus raíces en la imposibilidad de jerarquizar.

Obviamente, mientras más lejana en el tiempo se demuestre una fecha de entrega, más seremos propensos a procrastinar. Esto podría estar relacionado con el hecho de que mientras más cerca percibimos una recompensa, más motivado estaremos a terminar una actividad. En este sentido, el neurocientífico Barry Richmond considera que la procrastinación tiene una base neurológica. Según su teoría, todo estaría relacionado con los niveles de dopamina y los receptores de esta sustancia.

Quizás la procrastinación tiene una explicación mucho más sencilla que se basa en los sentimientos de displacer que nos asaltan cuando debemos enfrentar una tarea que no nos resulta agradable. Entonces simplemente damos un paso atrás y optamos por postergar la tarea, quizás con la secreta esperanza de no tener que enfrentarla nunca.

 Resultado de imagen para procrastinar

(*)  La PROCRASTINACIÓN, prosternación o posposición es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.